Javier Espinosa
 
Desde que nacen, los niños aprenden a través de los juegos, indispensables para su desarrollo, y desde pequeños aprenden a conocer lo que tienen a su alrededor a través del mismo, repitiendo distintas actividades una y otra vez hasta que las aprenden, lo que pone en evidencia su carácter formativo. En la primera etapa escolar el juego está continuamente presente en su día a día, pero según se avanza, el sistema educativo se va olvidando de su importancia, sustituyéndolo progresivamente por otras actividades más formales, alejando al alumno de elementos motivadores, y olvidándose del papel de las emociones en el aprendizaje. La gamificación, que es uso del juego en actividades que a priori no se consideran lúdicas, se constituye como una valiosa herramienta que puede ser utilizada en el aula como apoyo a las metodologías pedagógicas que desarrollen los docentes, por lo que no es una metodología en sí misma, sino que se puede combinar con todas las existentes y con otras herramientas, como la flipped classroom, el uso de redes sociales en el aula o el trabajo colaborativo. 

gamificacion-1