Marta Gómez
Jesus Paz-Albo

Estamos en un contexto donde no está claro la división entre quien enseña y quien aprende, y donde están los límites del espacio y del tiempo. La tecnología ha diluido estas barreras, rompiendo con la idea tradicional de aula, de profesores, y de contenidos a impartir. La sociedad en la que vivimos está avanzando y evolucionando hacia nuevas maneras de entender y hacer educación, y está experimentando una serie de cambios que nos obligan a replantearnos nuestras expectativas y funciones como maestros. Estos cambios precisan de una nueva visión, misión y nuevas responsabilidades para adaptarnos a ellos eficazmente. La presencia cada vez mayor de las tecnologías en el ámbito educativo requiere de un cierto análisis y reflexión que nos ayude a comprender el alcance  y beneficios de estos recursos. Desde todas las etapas educativas debe haber un compromiso real para formar a los estudiantes en tecnologías al servicio de la educación y, sobre todo, en desarrollar competencias básicas, como la digital, que les ayuden a desenvolverse en la sociedad del siglo XXI

binary-1538717