Actividades para trabajar los sentidos en educación infantil

sentidos

Para todo alumno de educación infantil es indispensable la enseñanza y reconocimiento de sus cinco sentidos: gusto, olfato, tacto, oído y visión, ya que por medio de ellos tienen acceso al mundo que los rodea. Por este motivo resulta de suma importancia trabajar el desarrollo sensorial de cada alumno a través de diferentes juegos, charlas, videos, entre otras actividades que aporten dinamismo a la clase.

Entre los objetivos que tienen estas actividades se encuentran: potenciar la capacidad de atención y la memoria además de hacer que los pequeños se diviertan en todo momento.

Es preciso mencionar que las mismas son de gran utilidad para los docentes, ya que a través de los recursos en cuestión es posible detectar la presencia de problemas auditivos, de visión o inclusive en el resto de los sentidos previamente mencionados. Es por ello que en el artículo de hoy podrás conocer varias actividades que puedes realizar en el salón de clases junto a tus alumnos para estimular sus sentidos de la mejor manera.

Actividades para trabajar el sentido de la visión

La pintura es otra actividad que favorece el sentido de la vista

La vista es la responsable del conocimiento de las formas, colores o tamaños que tienen toda clase de objetos, animales, plantas, personas, entre otros elementos. Para contribuir con un mejor desarrollo de este sentido, los niños pueden tomar en primera instancia un espejo para verse, de esta manera comenzarán por reconocerse a sí mismos.

Encontrar objetos perdidos: En el momento que se considere pertinente, el maestro podrá ordenar a los pequeños la búsqueda de ciertos objetos que se encuentren en el salón. Para dar con ellos los estudiantes deberán estar sumamente concentrados y con la mirada atenta. Una vez que los hayan encontrado, deberán guardarlos en un contenedor que haya dispuesto previamente el docente. Este juego resulta perfecto para evaluar las capacidades de concentración, atención y agilidad mental.

Reconocer objetos en la oscuridad: cuando las luces del salón estén apagadas el pequeño podrá reconocer los objetos que están dentro de la sala con la ayuda de una linterna y, por supuesto de su profesor. De esta manera el niño aprenderá a comportarse en espacios oscuros.

Actividades para trabajar el sentido del oído

Por medio de la audición es posible captar todos los estímulos sonoros que se encuentran a nuestro alrededor. Dentro del salón de clases los docentes pueden reproducir canciones, diferentes sonidos realizados por varios instrumentos musicales o inclusive hacer que el pequeño emita sus propias melodías soplando pequeños tubos de cartón que simulen un altavoz y también golpeando pequeños tambores.

Asimismo, pueden jugar a imitar los sonidos de animales u objetos junto a sus compañeros.

Actividades para trabajar el sentido del gusto

Para trabajar este sentido los docentes pueden organizar talleres culinarios o festivales de comida, de manera que el pequeño pueda degustar los sabores que allí se encuentran. Los maestros deberán estar con sus estudiantes en todo momento para enseñarlos a establecer diferencias entre los sabores dulces, salados, ácidos, amargos, entre otros.

Actividades para trabajar el sentido del olfato

Si se desea estimular el sentido del olfato, los alumnos pueden ser llevados a las áreas verdes del centro educativo, donde podrán percibir los olores de las diferentes plantas o flores. También podrán hacer lo propio con los aromas de aquellos alimentos que tengan a su alrededor.

Actividades que permiten trabajar el sentido del tacto

Camino sensorial

Los trabajos con plastilina, arcilla y demás materiales moldeables ayudarán a desarrollar el sentido del tacto además de despertar la creatividad.

Para un mejor desarrollo del tacto será importante estar en contacto con la naturaleza, dejando que el niño pueda palpar la textura de los árboles, hojas, flores, frutos, telas, piedras, arena, entre otros elementos que hacen vida dentro y fuera de su centro educativo.

Camino sensorial: Es una dinámica que ayudará a los pequeños a sentir diferentes texturas en sus pies. Puedes construirlo con distintos materiales que consigas dentro o fuera de las instalaciones del colegio como por ejemplo alfombras, pelotas, ramas, arena, etc. Cada material debe ser colocado en pequeños contenedores que a su vez serán ubicados en una fila simulando un camino. Con ayuda del docente, estos deberán ir transitando por este camino con el objetivo de que puedan ir conociendo nuevas texturas con los pies.

Dentro del salón de clase también puedes hacer el siguiente ejercicio sensorial: toma una bandeja de gran tamaño al igual que diferentes materiales como por ejemplo frutas, verduras, piedras, lápices, borradores y cualquier otro dependiendo de la temática que se desee abordar.

Una vez que se tengan todos los materiales, el docente dará la orden de introducir los objetos en la bandeja. De esta manera irá conociendo las texturas de los diferentes objetos estimulando así el sentido del tacto. Si la actividad se realiza con alimentos, el estudiante también podrá diferenciar los productos por sus olores característicos.

También es posible recurrir al uso de libros sensoriales, también conocidos como quiet books; consisten en pequeños libros hechos en fieltro, botones y otras telas que permiten al pequeño ser partícipe directo de la historia, ya que podrá cortar, pegar o inclusive sacar varios elementos de dicho cuento de la forma que prefiera, estimulando también su creatividad al igual que su motivación.

Por si fuera poco, en el portal web Cerebriti será posible encontrar una amplia variedad de juegos que favorecerán a los más pequeños en el desarrollo de los sentidos, cada uno de ellos será diferente dependiendo de la edad. Estos podrán servir para complementar las actividades mencionadas previamente, pudiendo jugarse en el centro educativo o en la comodidad del hogar.

Índice

    Consejos para ayudar a los pequeños en su desarrollo sensorial

    Es importante dejar que los pequeños sean quienes descubran sus propios sentidos, es decir, se les debe dar la oportunidad de curiosear, inventar, experimentar pero sobre todo divertirse a lo largo de este aprendizaje que será único.

    Como docente deberás estar claro que cada alumno tendrá su propio ritmo y forma de adquirir los conocimientos, por ende, tendrán su manera de percibir el mundo a través de sus sentidos.

    Es así como podemos darnos cuenta que cada sentido es indispensable para el crecimiento del ser humano. Un desarrollo correcto de los mismos marcará la diferencia en el futuro.

    También te puede interesar:

    Las 10 mejores aplicaciones para maestros de infantil

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir